Hablamos del Seat Ibiza 1.6 TDI 115 cv

Si bien el renovado León ST no ha vivido ni mucho menos una metamorfosis, lo cierto es que los diseñadores de Seat le han aplicado algunos cambios para poner al día algunos aspectos de su imagen. En un primer momento puede costar ligeramente encontrar las modificaciones, aunque al fijar la atención en el frontal se aprecia, por ejemplo, un paragolpes de líneas más afiladas. La presencia de superficie cromada ha aumentado en la rejilla, no solo gracias a la mayor anchura del marco sino también al rediseño del tramado interior.

Hablamos del Seat Ibiza 1.6 TDI 115 cv

Seat Ibiza ST 1.6 TDI ,  la mejor opción para públicos exigentes

Esta novedad, unida al mayor tamaño del logotipo de la marca y al mayor espacio destinado a los antiniebla, propicia un morro con mayor presencia visual si se compara con el León anterior. La iluminación también ha registrado avances gracias las renovadas ópticas Full LED (opcionales, por 1.190 euros), que ofrecen un mejor rendimiento en cualquier tipo de circunstancias climáticas. Hay que señalar que Seat también echa mano de la tecnología LED para intermitentes y faros antiniebla, lo que supone un importante paso al frente en este aspecto.

Y es que, además de tratarse de una tecnología más eficiente, su funcionamiento es más rápido y ofrece una mejor visibilidad que unos faros de xenón. En la zaga, los cambios son mínimos y se reducen a una leve modificación del paragolpes, a la presencia de los pilotos LED (incluidos junto con las ópticas Full LED) y a la variación del diseño y la posición de los catadióptricos inferiores, que ahora se sitúan en una posición más elevada. En cuanto a opcionales exteriores, esta unidad de la terminación Style cuenta con las vistosas llantas Dynamic de 17 pulgadas (390 euros) y el color de carrocería blanco Nevada metalizado (550 euros).

Hablamos del Seat Ibiza 1.6 TDI 115 cv

Interior practico y confortable

El interior del León ST también recibe algunas novedades, como es el caso de la posibilidad de graduar la intensidad de la iluminación LED ambiental desde la pantalla táctil de 8 pulgadas que estrena el modelo. La presencia de esta pantalla ha simplificado la presencia de botones en la columna central, lo que da una imagen más limpia de esta área. A ello hay que sumar el crecimiento de la parte de la consola central que separa los asientos delanteros, evolución realizada para la ubicación del nuevo freno de mano eléctrico y del nuevo botón de arranque. La calidad de acabados también se ha visto mejorada, con materiales más agradables al tacto que en el modelo anterior.

La actualización del compacto familiar no ha variado sus cotas de habitabilidad, por lo que conserva su generoso y confortable puesto de conducción, que se caracteriza por la facilidad para encontrar la mejor postura al volante. La sujeción lateral del asiento es realmente buena, lo que incrementa el confort durante la conducción. La segunda fila de asientos es adecuada para alojar a dos adultos, con un espacio correcto tanto para las rodillas como al techo. Por cuestión de anchura, así como de firmeza del respaldo y de la excesiva intrusión del túnel central, la tercera plaza deberá emplearse para usos puntuales.

Además de las renovadas ópticas Full LED, Seat emplea ahora tecnología LED para intermitentes y faros antiniebla.

El maletero sigue siendo una de las grandes bazas del modelo de la marca de Martorell. Además de su capacidad de 587 litros, hay que destacar su versatilidad, ya que el piso puede ajustarse a dos alturas distintas. Ello permite aprovechar el espacio al máximo o bien ocultar algunos objetos debajo en caso de elegir la posición más elevada. El equipamiento de serie del León ST probado, integrado en el acabado Style, incluye entre otros elementos control de estabilidad, sistema Start-Stop, climatizador bizona, volante multifunción y palanca de cambio de cuero, asistente de aparcamiento trasero, control de velocidad de crucero, conexión USB, Bluetooth y faros antiniebla con función cornering.

Entre los opcionales de esta unidad se encuentran la tapicería Style-Alcantara (810 euros) y el Winter Pack (380 euros), que incluye asientos delanteros calefactables, lavafaros y retrovisores calefactables. También se equipa el sistema de apertura y arranque sin llave Kessy (360 euros) y el sistema Navi System Plus (1.220 euros) que, además de la comentada pantalla de ocho pulgadas incorpora navegación 3D, dos entradas USB, lector de tarjetas SD, Aux-in, ocho altavoces, Full Link, disco duro de 10 Gb y reconocimiento de voz.

El motor que da vida a esta unidad ha sido la única novedad del nuevo León ST desde el punto de vista mecánico. Se trata del propulsor diésel 1.6 TDI de 115 CV (antes de 110 CV), un propulsor de cuatro cilindros que entrega un par máximo de 250 Nm entre 1.500 y 3.250 rpm. Este bloque destaca por ser de los más equilibrados de la gama. Aunque no proporciona una salida de parado fantástica, responde bastante bien a bajas revoluciones y posee un destacable grado de elasticidad. A partir de las 1.800 rpm es cuando ofrece su mejor rendimiento.

Eso sí, no hay que pasar por alto que a la hora de afrontar repechos pronunciados a velocidad constante con el coche muy cargado echaremos en falta algo más de ímpetu. En esta unidad, el motor va engranado a la caja de cambios automática de doble embrague DSG de siete velocidades. Esta conocida transmisión no sólo se caracteriza por la rapidez de cambio sino también por la suavidad de funcionamiento. El cambio puede gestionarse también de forma secuencial desde la propia palanca. La combinación del 1.6 TDI con la caja automática da lugar a una conducción agradable y sencilla, una de las virtudes de esta variante.

Si bien esta versión mecánica no sobresale por su nivel de prestaciones, (para acelerar de 0 a 100 km/h necesita 9,9 segundos), hay que tener en cuenta que esa no es su máxima prioridad. Y es que otro de los puntos clave de esta alternativa mecánica es, sin duda, su grado de eficiencia, que se demuestra con unas emisiones de 111 g/km de CO2 y un consumo homologado de 4,2 litros cada 100 km. La media obtenida una vez finalizada esta prueba no alcanzó ese excelente nivel, pero los 5,1 litros registrados entre ciudad, vías interurbanas, carreteras de montaña y autopista evidencian su buen papel en cuanto a ahorro de combustible.    

En términos dinámicos, las ventajas del León ST son numerosas gracias a un chasis muy eficaz que pone de manifiesto un gran compromiso entre el confort y la estabilidad. En primer lugar, hay que señalar que el vehículo ofrece una notable maniobrabilidad al moverse por zonas urbanas, no siempre habitual en los turismos con carrocería familiar. Una vez se abandona la ciudad hacia carreteras interurbanas, el automóvil demuestra un excelente aplomo y una óptima calidad de rodadura, cualidades que se hacen aún más evidentes al entrar en autopista.

De esta forma se convierte en un gran compañero de viaje para trayectos largos. Gracias a un tarado de suspensión que tiende a firme pero sin un nivel excesivo, se consigue una muy buena absorción de las irregularidades de la calzada. Esta cualidad se agradece, sobre todo, al rodar por carreteras en mal estado o al superar las comunes juntas de dilatación de autopista. Donde también proporciona un comportamiento destacable es a la hora de animar el ritmo por sucesiones de curvas.

Y es que las oscilaciones se reducen al mínimo gracias al noble comportamiento del chasis. Si bien la gama del León ST cuenta con versiones mucho más dirigidas a una conducción deportiva, esta variante permite ciertas licencias en este sentido siempre teniendo claro que el confort de marcha está por encima en la escala de prioridades de esta versión. Por su parte, la dirección se distingue por su precisión y su rapidez, lo que genera una gran sensación de control reforzada además por el eficaz equipo de frenos.

En definitiva, esta versión del compacto “alargado” de Seat ofrece numerosas ventajas para familias que necesiten espacio y polivalencia, pues el León ST ofrece un muy buen interior para cuatro personas y un notable y práctico maletero. Al margen de ello, la combinación mecánica integrada por el motor 1.6 TDI de 115 CV y el cambio DSG supone una acertada alternativa para aquellos conductores que busquen un alto nivel de eficiencia sumado al confort adicional que proporciona la transmisión automática.   

Author: Redaccion

Share This Post On

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies