La comodidad de los asientos tiene una larga tradición en Opel

·         Años de experiencia: desde la silla hasta el asiento ergonómico con función de masaje en 120 años.

·         Aprobados por expertos: asientos ergonómicos certificados por AGR (Aktion Gesunder Rücken eV – Asociación de Espaldas Saludables) en los modelos Opel.

·         Comodidad en la segunda fila: asientos traseros calefactables en Insignia, Astra y Grandland X.  

La comodidad de los asientos tiene una larga tradición en Opel

La comodidad de los asientos tiene una larga tradición en Opel | www.britoprensaracing.es

Opel ha estado desarrollando y produciendo automóviles desde 1899. “Democratizar las mejores tecnologías y hacerlas accesibles para todos” ha sido el lema desde el primer día. Impulsado por este compromiso, el fabricante de automóviles celebra este año “120 años de producción de automóviles Opel”. A lo largo de las décadas, Opel ha introducido numerosos avances técnicos y los ha hecho accesibles al público en general. Estos incluyen motores eficientes y chasis de gran comportamiento, así como avanzados sistemas de asistencia al conductor.

Al mismo tiempo, Opel siempre ha hecho de la comodidad de los conductores y pasajeros una prioridad absoluta. Después de todo, los que viajan en coche quieren una cosa por encima de todo: un viaje cómodo, relajado y seguro. Los asientos juegan un papel clave; son la conexión entre el hombre y la máquina. En consecuencia, Opel también se centró en el desarrollo de los asientos desde una etapa temprana, ya que los mismos con una forma ergonómica perfecta aumentan no solo la comodidad, sino también la seguridad.

Ambos aspectos han estado entre las prioridades del fabricante alemán de automóviles desde la introducción de los primeros modelos – después de todo, el Opel “Patentmotorwagen” de 1899 ya tenía asientos de cuero. La lista de hitos en lo referente  a los asientos en 120 años de ingeniería de Opel abarca desde la introducción del ajuste longitudinal en 1931 y los legendarios asientos reclinables en el Opel Kapitän, hasta el ajuste de altura en los Opel Monza y Senator a fines de los años 70 y el sistema de asientos Flex7 en el primer Opel Zafira hace exactamente 20 años.

Luego, en 2003, el primer asiento ergonómico certificado por AGR (Aktion Gesunder Rücken eV – Asociación de Espaldas Saludables) hizo su estreno de Opel en el Signum. Hoy en día, los modelos como el Opel Astra, Opel Insignia y Opel Grandland X se pueden pedir con los asientos activos ergonómicos muy sofisticados y en continuo desarrollo.

Confort desde el principio: “Lutzmann” con asientos de suave cuero

A finales del siglo XIX, la gente ni siquiera podía soñar con asientos tan sofisticados tecnológicamente. El foco se centraba entonces en la potencia del motor, ya que la comodidad desempeñaba un papel subordinado. Los coches todavía se parecían a los carros, al igual que los asientos. Un buen ejemplo es el Opel Patentmotorwagen “Sistema Lutzmann” de 1899: no solo todo el automóvil, sino también los asientos con su posición elevada y vertical recuerdan a un carro. Por supuesto, no había posibilidades de ajustar los asientos todavía. Así que, en lugar de eso, Opel se centró en otro detalle que era un gran consuelo en ese momento: el asiento corrido ya estaba lujosamente tapizado con cuero. Treinta años después, en 1929, el asiento del Opel 4/20 “Moonlight Roadster” todavía era un banco fijo. Sin embargo, se posicionó considerablemente más abajo y permitió a los pasajeros estirar las piernas delante de ellos, de manera similar a la de hoy. En el modelo de cuatro puertas y la limusina, los asientos delanteros podían abatirse.

El siguiente paso de desarrollo siguió rápidamente con el Opel de 1.8 litros: los asientos delanteros ahora podían ajustarse longitudinalmente. La publicidad de aquella época decía: “los asientos delanteros ajustables son como sillas de club: profundos y agradables, con respaldos cómodos”. El Regent de 1.2 litros tenía otra característica destacada: “los asientos delanteros y traseros anchos, cómodos y acogedores. Se puede acceder al gran maletero simplemente plegando el respaldo trasero hacia adelante”. Así que la comodidad combinada con los beneficios prácticos ya estaba en la agenda de Opel en 1931.

“Asientos como estos ya estaban en la lista de deseos de muchos clientes”: Kapitän, GT y Monza

Desde principios de la década de 1950, los asientos del Opel Olympia se fijaron a una estructura de metal y también se ajustaban longitudinalmente. Para facilitar la entrada de los pasajeros traseros, los respaldos del asiento delantero se pueden plegar hacia adelante. En 1956, el Opel Kapitän L llevó las cosas un paso más allá con un mayor confort en los asientos. “El ocupante de cada asiento delantero ajustable individualmente puede reclinar el respaldo hasta la posición horizontal, simplemente tirando de una palanca y reclinándose”, decía la descripción. Nació el llamado asiento “relax” o “reclinable”. “Un ligero tirón es todo lo que se necesita para ‘personalizar’ la posición del asiento”. Los rieles en los que se deslizaron los asientos se montaron en una pendiente. Esto significaba que la altura de la posición del asiento cambiaba de acuerdo con el ajuste longitudinal. Ya en aquel entonces, se destacó la importancia de los asientos para la seguridad: “Especialmente en las curvas, realmente se siente cómo estos asientos tienen la forma correcta y cuánto apoyo ofrecen. El resultado es una sensación de conducción agradable y segura que nunca querrá volver a perder”.

En 1968 el Opel GT llegó a la producción en serie. Este legendario modelo brillaba con su atrevido estilo deportivo, tanto en el exterior como en el interior. Los pasajeros se acomodaron en asientos con forma deportiva. Las banquetas alargadas de los asientos y una sección superior del respaldo significativamente mejorada mostraron la dirección del desarrollo. Desde finales de la década de los 60, Opel equipó gradualmente varios modelos con reposacabezas opcionales, como el Kadett B, Rekord C, Commodore A y Olympia A. El siguiente paso importante del desarrollo se produjo en 1978: en línea con el lema “El confort es una función de la tecnología”, Opel introdujo la regulación en altura del asiento en varios niveles de  equipamiento de los Monza A y Senator A. “Para garantizar a cada conductor – independientemente de su altura o tamaño – su óptima posición y visibilidad, el asiento del conductor se puede ajustar sin problemas en posición longitudinal, inclinación del respaldo y, en el Senator CD, incluso la altura del asiento”, fue la descripción de las posibilidades de ajuste en el catálogo de Opel.

Flexibilidad redefinida: el sistema de asientos Flex7 en el Opel Zafira

En la década de 1990, los asientos en el Opel Omega B eran opcionalmente, ajustables eléctricamente. Los respaldos reforzados de los asientos traseros y los airbags laterales hicieron una contribución importante a la seguridad pasiva; por primera vez se realizaron elaboradas pruebas de choque con carga. Dependiendo del acabado, las tres plazas traseras venían ya con cinturones de seguridad de tres puntos y reposacabezas. Opel presentó una gran innovación en 1999 con la presentación del monovolumen compacto Zafira con su sistema de asientos Flex7. Por primera vez, un monovolumen compacto de siete plazas podría transformarse, en poco tiempo y sin ningún esfuerzo, en un vehículo de transporte de dos asientos con un área de carga grande, sin tener que retirar los asientos y almacenarlos de forma incómoda fuera del vehículo.

Gracias a un inteligente mecanismo, los dos asientos individuales de la tercera fila se pueden plegar a ras del suelo del maletero. Luego, las banquetas y los respaldos de la segunda fila se pueden plegar y pegarlos contra los respaldos de la primera fila. Esto transformó el monovolumen familiar de siete plazas en un vehículo de transporte con hasta 1.700 litros de volumen de carga (VDA, normativa de la Asociación Alemana de la Industria del Automóvil). Con este concepto, Opel elevó la flexibilidad a un nuevo nivel y continuó desarrollándola hasta el sistema de asientos Flex7Plus con asientos exteriores ajustables transversalmente en la fila central del Zafira Tourer. 

Buenos para la espalda: asientos ergonómicos con certificación AGR de 2003

Viajar relajado no solo aumenta el bienestar y la seguridad de los pasajeros, sino que también es un factor de salud importante. El asiento “correcto” no solo es cómodo, sino que también recoge la espalda del ocupante. Opel tiene un papel pionero entre los fabricantes de volúmenes en esta área. La compañía fue el primer fabricante de automóviles en ofrecer asientos ergonómicos en el segmento medio en 2003, con el primer asiento que contaba con certificación de AGR en el Opel Signum. Los expertos de AGR (Aktion Gesunder Rücken, Campaña para Espaldas más Saludables) – un comité independiente de técnicos en ergonomía y especialistas médicos otorgaron el sello de aprobación al asiento multicontorno y ajuste eléctrico de 18 vías en los Opel Vectra y Signum. A partir de este momento, los asientos diseñados ergonómicamente iniciaron su camino hacia el éxito. En 2008, los asientos confort de serie en el Opel Insignia ofrecieron generosos rangos de ajuste – 65 mm (eléctrico) para la altura y 270 mm longitudinalmente – logrando las mejores calificaciones aquí.

El asiento premium para el conductor también fue certificado por AGR. Y en 2012, el Opel Meriva fue el primer automóvil de producción en serie en recibir el codiciado sello de aprobación AGR por su concepto ergonómico general: las puertas FlexDoors con un ángulo de apertura de 84 grados, el sistema FlexSpace, los asientos ergonómicos opcionales certificados por AGR, la consola central FlexRail y el sistema integrado de transporte de bicicletas opcional FlexFix, que estaba completamente integrado en el paragolpes trasero y desaparecía como un cajón cuando no se utilizaba. Opel también hizo que los asientos especialmente cómodos para la espalda estuvieran disponibles en la clase compacta. Por primera vez, los asientos ergonómicos de primera calidad certificados por AGR en la generación Astra introducida en 2015 no solo eran multi-ajustables en altura, longitud e inclinación (incluido el ajuste del refuerzo lateral) sino que también estaban disponibles opcionalmente con otras características de confort como masaje, calefacción, ventilación y memoria.

Además de las versiones actuales de Astra e Insignia, los conductores y pasajeros de los asientos delanteros en el SUV Opel Grandland X superior también pueden disfrutar un confort de asientos ejemplar. Pero no solo se benefician los ocupantes de los asientos delanteros, los tres modelos también cuentan con cómodos asientos en la segunda fila, ya que la calefacción opcional está disponible para los asientos traseros externos.

El último desarrollo en tecnología de asientos con un excepcional soporte lateral y la mayor comodidad en viajes de larga distancia está a punto de celebrar su debut en el nuevo “buque insignia” deportivo, el Opel Insignia GSi y el GSi Sports Tourer. El asiento deportivo semibaquet Opel “performance” con certificación AGR ofrece todas las características avanzadas ya conocidas de los asientos de gama alta disponibles para Insignia. El asiento integral en el GSi también viene con ventilación, calefacción, una función de mensaje y regulación del apoyo lateral. Estas características se complementan con el alto respaldo con reposacabezas integrado en el miembro más deportivo de la línea Insignia. Además, la guía del cinturón a la altura del hombro es ejemplar, lo que no suele ocurrir en los asientos deportivos integrales.

Los clientes pueden elegir el acabado entre dos combinaciones de cuero premium, al mismo tiempo que el discreto logotipo de GSi adorna el respaldo. La longitud, la profundidad, la altura de la banqueta y el ángulo del respaldo de los asientos – que recuerdan a una cobra real lista para atacar – se pueden ajustar eléctricamente. Los cojines de aire del soporte lumbar de cuatro vías junto con los apoyos  laterales variables también se activan eléctricamente.

Todos estos ajustes pueden guardarse en la memoria del asiento mediante un botón de memoria; sólo el ajuste de la extensión de la banqueta del asiento debe realizarse manualmente. La ventilación y la calefacción están integradas en banqueta y en el respaldo. Además, el conductor y el acompañante delantero pueden disfrutar de masaje de espalda.

En general, la suma del apoyo lateral deportivo y las características de confort hacen que el nuevo asiento semibaquet “performance” de Opel, sea una oferta única, desarrollada en el centro de competencias para asientos saludables en Rüsselsheim.

Author: Redaccion

Share This Post On

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies