La movilidad eléctrica costará puestos de trabajo

Quizá no haya sido hasta este momento que en la industria en general ha comenzado a afrontar la transición hacia la movilidad eléctrica. Hasta ahora, y salvo excepciones, la hoja de ruta de la mayoría de fabricantes era un tratado de buenas intenciones y de modelos por compromiso, dependiendo de la zona del globo en la que nos encontrásemos.

Y tras un 2016 que ha traído una implicación mayoritaria de los fabricantes en proyectos que cambiarán el panorama en unos pocos años, atendemos a algunos de los síntomás más característicos derivados de este tipo de apuestas industriales: la reestructuración de las plantillas. Así lo ha señalado el CEO de Continental, Elmar Degenhart, casi a modo de amenaza, al decir que el cambio hacia el coche eléctrico va a costar puestos de trabajo en la compañía.

Esta advertencia nos lleva a pensar lo que indicábamos, que hasta ahora la movilidad eléctrica no era una parte importante en la industria, o en concreto, para un proveedor tan importante como Continental.

Lo cierto es que de los 218.000 empleos de Continental, 30.000 dependen directamente de las motorizaciones térmicas. Degenhart al mismo tiempo ha comentado que igualmente se crearán nuevas posiciones, y que a estas alturas la industria todavía está tiempo de afrontar el cambio de forma inteligente, suave y con un impacto menor para los trabajadores.

Haya sido o no la intención del máximo dirigente de Continental, es injusto culpabilizar a la movilidad eléctrica de una pérdida de puestos de trabajo al más puro estilo decimonónico y ludita, aunque suponga una transición mayúscula para la automoción.

Author: Redaccion

Share This Post On

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies