Los Maeda: una saga dedicada al diseño

  • Cada vez que en un departamento de diseño de Mazda se menciona el nombre “Maeda-san”, los presentes asienten con un gesto de respeto. Las últimas dos generaciones de esta familia han dado forma a Mazda como marca, quizá más que nadie. Pero eso tampoco quiere decir que no hayan tenido sus diferencias. Esta es la historia de una familia extraordinaria que ha dedicado su vida al diseño.
Los Maeda: una saga dedicada al diseño
Los Maeda: una saga dedicada al diseño | www.britoprensaracing.com

Imaginemos un padre y un hijo: Matasaburo e Ikuo Maeda. Su relación es compleja, como lo son a menudo entre un padre y un hijo. Por supuesto, mucho amor y respeto mutuos, pero también tensiones debidas a personalidades y visiones del mundo radicalmente divergentes. El padre, ingeniero de formación, valora por encima de todo la austeridad, la sencillez y la disciplina. Su inspiración: la escuela Bauhaus alemana y su obsesión por la funcionalidad. El hijo es un apasionado piloto de carreras. Sus amigos y compañeros le llaman “Speedy” y adora los objetos que despiertan emociones y parecen tener vida propia. Su inspiración: la sensualidad del diseño italiano, la energía dinámica de la naturaleza.

A primera vista, los dos hombres parecen polos opuestos. Y, sin embargo, tienen en común algo muy notable: ambos son legendarios diseñadores de automóviles en Mazda y cada uno de ellos ha firmado algunos de los modelos más emblemáticos de la marca. Una dinastía de diseñadores que ha moldeado la sensibilidad estética de Mazda hasta nuestros días.

La forma sigue a la función

Matasaburo Maeda, nacido en Hiroshima, había visto en primera persona el espíritu de superación que surgió de la destrucción de su ciudad y el papel que Mazda desempeñó en ese renacer. Entró en Mazda en 1962. Dieciocho años más tarde, Maeda ascendió al puesto de Director general del Departamento de Diseño de Mazda, labor que desempeñó entre 1980 y 1987. Durante esos años dejó una huella que, todavía hoy, sigue notándose en la forma en que Mazda concibe el diseño.

Ante todo, fue un firme defensor del principio de que la “forma sigue a la función”, un lema que, pese a todas sus diferencias, transmitió a su hijo Ikuo. Para el primer Maeda, el diseño nunca debe ser frívolo o puramente ornamental. Cada detalle tiene una finalidad, no hay nada superfluo. Este planteamiento tuvo su expresión en modelos como el Mazda 929 HB, un cuatro puertas de formas cuadradas que se fabricó entre 1981 y 1986. Sin embargo, la consagración del primer Maeda fue el Mazda RX-7, un modelo clásico con motor rotativo todavía hoy muy querido por muchos incondicionales de Mazda. Según Matasaburo Maeda, fueron tres los principios que dictaron la limpieza de líneas y la brillante elegancia de este modelo con motor rotativo. “En primer lugar, buscaba la mejor manera de expresar el carácter del motor rotativo. En segundo, quería reducir la resistencia del aire. Y, por último, concebía el RX-7 con una organización clásica, con un motor delantero en la parte media del coche”. La peculiar geometría del motor rotativo permitió a los diseñadores rebajar la altura de la sección delantera mucho más de lo habitual. De este modo, y con la ayuda de unos faros escamoteables, se consiguió la línea característica de este deportivo.

Como el motor condicionaba tanto el diseño del vehículo, Matasaburo decidió incorporar a los ingenieros y a los modelistas en arcilla desde las fases más tempranas del proceso de diseño. Durante sus años al frente del Departamento de Diseño de Mazda, Maeda puso en práctica un sistema de trabajo colaborativo entre diseñadores, modelistas e ingenieros, que todavía hoy es la base del enfoque de cocreación en Mazda.

De tal palo, tal astilla… aunque no siempre

Ikuo Maeda no estaba en absoluto predestinado a seguir los pasos de su padre. Pese al entusiasmo con que Matasaburo se volcaba en su labor en Mazda, su trabajo estaba estrictamente circunscrito a la oficina. “Aunque la palabra diseñador tiene un halo de atractivo, el trabajo en sí es árido y nunca me lo llevaba a casa”, recuerda Maeda sénior. De hecho, en un principio al joven Ikuo Maeda no le atraía en absoluto hacer carrera en el diseño de automóviles, y eso que desde muy pronto le atrajeron los coches, en especial los de competición. Según Ikuo, fue la famosa película de 1971 Le Mans, con Steve McQueen de protagonista —y no su padre— lo que puso en su radar el sector del automóvil. “Fue en ese momento cuando decidí que quería trabajar en algo relacionado con los coches”, explica Maeda.

Así que el joven Ikuo Maeda se puso a estudiar diseño industrial en el Instituto Tecnológico de Kyoto, por lo que se sabe sin romper la norma de los Maeda de no hablar de trabajo en casa. Un día se presentó en casa de sus padres al volante de un RX-7 blanco… y no tenía ni idea de que era su padre quien lo había diseñado. “Me compré aquel coche porque era el más rápido que había”, dice Maeda (un hombre a quien le han retirado dos veces el carnet de conducir por exceso de velocidad, qué coincidencia). “Y también —admite— me pareció muy buen coche”. Aun así, en 1982 inició su carrera en la misma empresa que había convertido a su padre en una leyenda viva del diseño. Avanzamos unas pocas décadas y nos encontramos con que el hijo, ahora convertido en Jefe de diseño de la División de diseño global, también se ha labrado su propia leyenda.

De la estabilidad a la fluidez

Si le pedimos a Ikuo Maeda que compare su filosofía de diseño con la de su padre, las diferencias entre ambos son meridianas. Según explica Maeda hijo, los diseños de su padre son “tranquilos y elegantes”, en contraste con los suyos, que califica como “dinámicos y llenos de movimiento”. Matasaburo, en su opinión, “buscaba ante todo formas estables, mientras que las mías hablan de inestabilidad y fluidez”.

Este interés por el movimiento y las formas cambiantes ha sido un hilo conductor en la filosofía de diseño de Ikuo Maeda desde que tomó las riendas del diseño de Mazda en 2009. El lenguaje de diseño “Kodo – Alma del movimiento” trata de trasladar a los objetos inanimados la belleza del movimiento. Muchos de los primeros diseños de este nuevo estilo se inspiraron en un guepardo a punto de saltar sobre su presa. Una década —y muchos modelos— después, el objetivo sigue siendo encerrar la potencia y la energía pura del movimiento dentro de una forma elegante y estética. A eso se refiere Ikuo Maeda cuando comenta que sus diseños son “emocionales”: cada modelo de Mazda quiere despertar una emoción en el espectador y hacerle captar la energía concentrada en un objeto estacionario como es un coche. Y, como admite Matasaburo, es una estrategia que parece funcionar: “Hay algo en sus diseños que me llega. Lo percibo. Y no es porque sea mi hijo”.

Pasado, presente y futuro

A medida que el diseño Kodo ha ido evolucionando, más marcada se ha ido haciendo la influencia del padre en la visión del diseño del hijo. Al igual que su padre, Ikuo Maeda está convencido de que menos es más y de que la forma siempre debe estar sometida a la función. Los dos recuerdan con claridad uno de esos momentos decisivos en la educación estética del joven Ikuo. Cuando Matasaburo Maeda estaba trabajando en el diseño del RX-7, un día le regaló a su hijo un abrecartas. Uno muy hermoso pero a la vez muy sencillo. Aquel pedazo de acero reluciente era obra de Enzo Mari, un renombrado diseñador y artista italiano.

Lo más sobresaliente del diseño era una distorsión, como si alguien muy fuerte hubiera tomado el objeto y lo hubiera retorcido con sus manos. Era un efecto sutil pero muy llamativo. “Yo quería transmitirle a Ikuo que, con tan solo un giro, se podría conseguir una expresión totalmente nueva”, explica Matasaburo. Fue una lección que se quedó grabada en la mente de Ikuo. “El encuentro con aquel objeto representa un momento muy importante en mi vida. Era una pieza con una forma esencial, absolutamente hermosa, pero con una carga enorme de estilo. Me hizo pensar: esto es diseño. Yo era muy joven, por aquel entonces iba al instituto, pero empecé a pensar que era algo que podía gustarme como trabajo”, recuerda Ikuo Maeda. Y añade: “Quizás, si nunca hubiera visto ese abrecartas, hoy no estaría aquí y no habría elegido ser diseñador”.

Es posible que la admiración por la elegancia del diseño italiano sea una de las pocas cosas en las que el padre y el hijo coinciden. Algunos legendarios diseñadores como Giorgietto Giugiaro y Nuccio Bertone han sido invitados en casa de los Maeda. Al igual que Matasaburo Maeda, trabajaron en los extraordinarios diseños de la serie de modelos Mazda Luce, en la que destaca por encima de todos el Mazda Luce Rotary Coupé de 1969. “No entendía de lo que hablaban, pero me impresionó la pasión que transmitían y cómo se comunicaban con todo el mundo”, dice Maeda-san hijo, que reconoce que su influencia se extiende incluso a las generaciones más recientes de vehículos de Mazda.

En opinión de Maeda, lo que distingue al diseño italiano es la atención que presta a la estructura como centro en torno al cual se articula el diseño. “Los diseños que prestan atención a la estructura crean fuerza y belleza”, explica Ikuo. “Esa gente conoce la esencia de lo que es un coche”. Y, cuando tuvo la oportunidad de influir en el futuro aspecto de los modelos de Mazda, eso es exactamente lo que se propuso crear. Belleza dinámica, diseño minimalista, una fuerte presencia construida en torno a la estructura… todos esos aspectos se fueron haciendo más marcados en la segunda fase del diseño Kodo, que se inició en 2015 con el concept car RX Vision. Los diseñadores de Mazda empezaron a eliminar todos los elementos innecesarios de la carrocería de los vehículos, incluso todas las líneas de carácter. El resultado: cuando las luces y las sombras bailan sobre la superficie, aparecen formas y movimiento que dan la sensación de que el coche es un ser vivo, dotado de un alma; el alma del movimiento, para ser más exactos.

El legado de los Maeda

No hay duda de que Ikuo Maeda ha inyectado su propio carácter único al nuevo lenguaje de diseño Kodo: ese impacto emocional y esa fuerza dinámica que, en ocasiones, echaba de menos en los diseños más “tranquilos y elegantes” de su padre.  Con todo, nunca renegó del legado de su padre. Para muchos fans de Mazda, el RX Vision es el mejor ejemplo de esta doble trayectoria estética que Ikuo Maeda se marcó. Con su acento en la sencillez y en la elegancia, aquel prototipo fue de alguna manera un homenaje a los cimientos de diseño que Matasaburo Maeda plantó años antes. Por no mencionar que el RX Vision también monta un motor rotativo. En algunas ocasiones, el actual Director de Diseño de Mazda incluso ha expresado un deseo de resucitar un icono como fue el Mazda RX-7. No todo el mundo sabe que el primer coche en el que trabajó Ikuo Maeda fue su inmediato sucesor, el Mazda RX-8.

¿Significa eso que, después de años de magnificar sus diferencias, los dos Maeda han encontrado un terreno común en lo tocante al diseño? Ni por asomo. El diseño sigue siendo un tema de conversación prohibido en las reuniones familiares. “Casi no hablamos de diseño porque nos respetamos profundamente. Sabemos que si empezamos a discutir sobre diseño, terminamos peleándonos. Así que evitamos el tema”, explica Ikuo Maeda. Por eso, genio y figura, Matasaburo Maeda no supo de la participación de su hijo en el diseño del Mazda RX-8 hasta tres meses antes de que el coche saliera a la venta, allá por 2003. Según consta, lo calificó como “un buen trabajo”. Respeto mutuo por encima de las diferencias creativas. Eso también es parte de la dinastía de diseño de los Maeda. Mazda no habría sido lo mismo sin ellos.

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Más noticias

Domingo Alonso Group consolida su apuesta por la sostenibilidad en Movelec 2021

Domingo Alonso Group consolida su apuesta por la sostenibilidad en Movelec 2021

Arranca la V edición de Movelec, el Salón del Vehículo Eléctrico de Canarias. Tras la pasada edición, con un formato tan innovador como exitoso, Movelec 2021 vuelve consolidado como cita de referencia. La convocatoria comienza con más de veinte firmas entre las que se encuentra Domingo Alonso Group junto a sus marcas Volkswagen, Audi, ŠKODA, Hyundai, Citroën, LoveSharing y Silence. Asimismo, del 23 al 24 de octubre, Domingo Alonso Group se dará cita en el Salón de Vehículos Eléctricos impulsado por el Cabildo de Gran Canaria, el Consejo Insular de Energía e INFECAR, con su prolífico haber de modelos sostenibles, sin olvidar la participación de expertos en movilidad del Grupo.

Opel Movano-e (2021)

El nuevo Opel Movano

Líder en su segmento por capacidad y volumen de carga Movano-e conserva la misma utilidad que las versiones con motor térmico Los sistemas de asistencia a la conducción incluyen la frenada automática de seguridad y aviso de abandono involuntario de carril Coste total de propiedad considerablemente más reducido que en su antecesor La base ideal para una amplia variedad de conversiones Opel ha abierto la lista de pedidos para el nuevo Movano con motores diésel y para el nuevo Movano-e con propulsión 100% eléctrica. Los precios en el mercado español del Movano parten desde 23.600 euros, incluyendo descuentos promocionales, y para el Movano-e desde 62.300 euros, incluyendo descuentos promocionales y

Todo por decidir en el Provincial e Insular de rallyes de asfalto

Amplios son los candidatos y las posibilidades previos al «Tenerife». Todo se decidirá en el «Laguna» Este fin de semana se disputa una edición más, y nos acercamos al medio centenar, del Rallye Isla de Tenerife. Edición cuarenta y siete que tiene la particularidad de ser puntuable para el Campeonato de España de Rallyes de Vehículos Históricos (CERVH) y con ello un formato a doble etapa que recorrerá norte y sur de la isla. En total serán 437 kilómetros de recorrido de los que 107 serán de lucha contra el crono. Nueve serán los tramos a disputarse, seis a reconocer, distribuyéndose entre la tarde noche de mañana, viernes, y la

Armiche Mendoza y el Rallye Isla de Tenerife

Armiche Mendoza y el Rallye Isla de Tenerife

Se van completando las citas del Campeonato de Canarias de Rallyes Mixto de Tierra y Asfalto (CCRM) y este fin de semana turno para Armiche Mendoza – Taydía Santana para disputar el “47º Rallye Orvecame Isla Tenerife”, con su fiel Peugeot 107. “Volvemos a ponernos el casco para afrontar este fin de semana nuestra cuarta entrega del Campeonato Canario de Rallyes Mixto y segunda sobre carretera con el “47º Rallye Orvecame Isla Tenerife”. Así comenzaban las impresiones previas del joven piloto de Gáldar Armiche Mendoza Silva, añadiendo que “Nos desplazamos hasta la isla vecina con los mismos objetivos marcados a lo largo de toda la temporada: aprender lo más posible con las

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Suscríbete a nuestro Newsletter

Entra en nuestra lista de distribución para estar al tando de nuestras novedades

Has sido suscrito!