Pruebas: Nuevo Opel Mokka preparando el camino para la producción

  • Los ingenieros de Opel le dan los toques finales a la próxima generación de Mokka
  • Nuevo Opel Mokka hasta 120 kilogramos más ligero que el modelo anterior
  • Puesta a punto de Chasis y sistemas de asistencia durante las pruebas de invierno en el Ártico.
  • El Opel Mokka-e totalmente eléctrico ofrece una conducción atractiva
  • Ajuste de suspensión actualmente en curso en el Centro de Pruebas Rodgau-Dudenhofen
  • Nuevo Opel Mokka en la exposición de concesionarios a principios de 2021
Pruebas: Nuevo Opel Mokka preparando el camino para la producción

Pruebas: Nuevo Opel Mokka preparando el camino para la producción | www.britoprensaracing.es

Dinámico, eficiente y de alta calidad: estos son sólo algunos de los objetivos del desarrollo del nuevo Opel Mokka. Con la precisión típica, los ingenieros alemanes están dando los últimos retoques al éxito de ventas de la próxima generación. En el Centro de Pruebas Rodgau-Dudenhofen en Alemania, actualmente están configurando el nuevo Mokka para un confort acústico óptimo en el interior, una excelente seguridad de conducción a altas velocidades y la típica sensación de la dirección y de los pedales de Opel. Desde febrero, los expertos de Opel para la estructura, tren motriz, electrónica e iluminación han estado aprovechando el invierno ártico para la puesta a punto del chasis y los sistemas de asistencia en lagos congelados y carreteras estrechas en la Laponia sueca.

La próxima generación del Opel Mokka aporta un diseño completamente nuevo basado en la plataforma multi-energía CMP altamente eficiente de la compañía (Plataforma Modular Común). Este kit modular ofrece la máxima flexibilidad en el desarrollo de vehículos. La CMP permite tanto el montaje de modelos puramente eléctricos con batería, como de modelos con motores de combustión interna. El cliente tiene la opción. Gracias al uso de aceros de alta resistencia, el peso del vehículo es bajo y la estabilidad de la carrocería es alta. El nuevo Mokka pesa hasta 120 kilogramos menos que el modelo anterior, con casi la misma distancia entre ejes y el mismo tamaño de neumáticos. Con el Mokka-e eléctrico, las baterías se sitúan en el fondo de la base del vehículo, lo que reduce el centro de gravedad y al mismo tiempo aumenta la rigidez en inclinación en un 30 por ciento adicional, excelentes requisitos previos para una conducción dinámica. Los clientes pueden esperar un Mokka de segunda generación muy ágil, que estará disponible en los concesionarios a principios de 2021. Hasta entonces, las pruebas continúan a toda velocidad.

Fase 1: pruebas y ajustes en el Círculo Polar Ártico

El ingeniero de Opel Gunnar Nees nunca se cansa de dar vuelta tras vuelta sobre el hielo. Se detiene regularmente por unos minutos. Coge su portátil, lee los valores medidos y registra cada kilómetro cubierto. En el vasto desierto del Ártico, todavía hace mucho frío en marzo. Exactamente las condiciones adecuadas para orquestar la armonía entre ABS, ESP, sistemas de asistencia y el resto del nuevo chasis del Opel Mokka.

Los coches de pruebas aún se esconden detrás de un camuflaje verde y negro, con gráficos en 3D que difuminan los contornos del vehículo. El ingeniero tras el volante ha llegado al extremo norte para configurar el chasis. Al igual que todos los Opel, el nuevo Mokka debe responder con precisión a las acciones sobre la dirección y dar buenos respuestas, estar cómodo y al mismo tiempo experimentar una conducción lo suficientemente firme. Un Opel no debe mostrar movimientos descontrolados de la carrocería, por ejemplo, cuando el vehículo circula sobre un gran bache a velocidad media. La filosofía de Opel exige una conducción segura y relajante en la autopista. Un Opel debe ser fácilmente controlable en todas las situaciones y ser divertido de conducir al mismo tiempo.

Estas características deben estar presentes en todas las condiciones climáticas, en todas partes: en el Círculo Polar Ártico helado y en pleno verano en el Mediterráneo. Sin embargo, nada debería cambiar en términos de conducción precisa y comportamiento consistente. Los ingenieros de Opel afinan continuamente piezas, componentes y sistemas, amortiguadores, resortes, dirección. Además, el software de control está adaptado para una sensación de los pedales ideal al acelerar y frenar, para la proporción correcta de asistencia de dirección y para la interacción entre todos los sistemas de asistencia.

El nuevo Opel Mokka bajo prueba 

Fase 2: conducción a alta velocidad en pistas de prueba alemanas

Ya en Alemania, el mismo ingeniero de pruebas pilota el prototipo Mokka en casa, en el Centro de Pruebas Rodgau-Dudenhofen. Karsten Bohle, el coordinador del proyecto para la segunda generación de Mokka, se une a Gunnar Nees.

“Todos estamos ansiosos por ver el nuevo Mokka en ruta en manos de los clientes. Las pruebas de conducción funcionan como un reloj, también porque nuestra nueva criatura, con su bajo peso y dimensiones externas compactas, reacciona bien a los ajustes. El manejo y la comodidad son magníficas. Es un placer conducir el Mokka «, dijo Bohle,» el trabajo de desarrollo ha sido muy divertido «.

El nuevo Mokka está listo para pasar sus exámenes finales en el Centro de Pruebas. Mientras rueda, la comodidad del viaje y la acústica interior no se deben ver alteradas, ni siquiera por la pista de tortura. Aquí, no lejos de la sede de Opel en Rüsselsheim, las pistas son réplicas de las carreteras más difíciles de Europa. Los ingenieros de Opel han probado vehículos aquí durante décadas y han acumulado una gran experiencia. Los ingenieros ajustan repetidamente resortes y amortiguadores, mejorando continuamente el equilibrio entre la capacidad de respuesta y la precisión deportiva. El nuevo Mokka asimila un ruido especialmente bajo de la carretera para un confort acústico óptimo, a lo que contribuyen los materiales de alta calidad en su interior. Las vibraciones no son admisibles.

La dirección y la suspensión consiguen la «típica sensación» Opel durante las pruebas en Dudenhofen. La suspensión delantera de serie es de tipo McPherson con doble brazo, lo que proporciona mayor rigidez en el tren delantero mejorando la precisión y la agilidad. El nuevo Mokka realiza giros bruscos con precisión, es fácil de manejar al límite y los sistemas de asistencia funcionan perfectamente. Por fin viene la máxima disciplina: el óvalo de alta velocidad con su inclinación pronunciada, seguido de la recta larga. Esta prueba exige una estabilidad sólida como una roca a todas las velocidades. En la vida real, aporta un gran beneficio de seguridad al realizar maniobras evasivas a velocidades más bajas. Los ingenieros de Opel sólo otorgan su certificado de aptitud para autopista cuando regresan satisfechos del óvalo de alta velocidad. El nuevo Opel Mokka ya ha pasado esta prueba con gran éxito. Pero, por el  momento, pruebas,  pruebas y más pruebas que continuarán hasta el verano. Cuando el Mokka haya alcanzado la preparación definitiva para la producción, los automóviles comenzarán a salir de la línea de ensamblaje a fin de año.

 

Author: Redaccion

Share This Post On

Submit a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Suscríbete a nuestro Newsletter

Entra en nuestra lista de distribución para estar al tando de nuestras novedades

Has sido suscrito!